Movimiento Espontáneo

«Suspendemos temporalmente y hasta que las circunstancias nos lo permitan, las actividades previstas»

 “MOVIMIENTO ESPONTANEO PARA EL CRECIMIENTO PERSONAL Y  ESPIRITUAL”.

¿Qué es el Movimiento Espontáneo?

Es un diálogo con el inconsciente que ayuda a sacar a la luz aspectos de la sombra e integrarlo en el consciente para su transformación.

  ¿Cómo se da este diálogo?

Empezamos ritualizando el espacio y el momento, lo que favorece una mayor presencia y la aparición de símbolos e imágenes, contenidos psíquicos que emergen, con los que la persona conecta y que van expresándose por medio del cuerpo,, y que si se les permite continúan su proceso hasta  su propia extinción o un nuevo surgimiento espontáneo hacia el que el propio alma se mueve.

En un círculo creado como contenedor seguro y protegido, símbolo en sí del vacío receptivo al que la persona se entrega y que representa el espacio interior en el que se va a revelar el inconsciente, en el que la sensibilidad de los sentidos aumenta y nos puede abrir a material de la propia historia biográfica o transpersonal.

¿Cómo se abre este material biográfico o transpersonal?

Este contenido que emerge incluye varios aspectos, desde lo que está sucediendo en el presente aquí, lo que está sucediendo en la vida de la persona en estos momentos, la relación de esto con sus memorias más tempranas de la infancia e incluye también un aspecto transpersonal con imágenes  simbólicas universales  o míticas.

La persona que se va a mover se conecta consigo misma, y desde ahí deja que emerja el movimiento, con los ojos cerrados escucha el cuerpo y permite que emerja cualquier cosa que necesite emerger a través del cuerpo, sensaciones, imágenes, emociones, impulsos…lo que emerge son partes internas desconocidas, reprimidas o rechazadas. Desde aquí el movimiento espontáneo es un diálogo con la sombra, un diálogo con el inconsciente, y eso es lo que nos permite sanar heridas que pueden tener que ver con cómo ha sido vista esa parte, las miradas de rechazo, críticas, esa parte que se siente no aceptada puede transformar e internalizar una mirada de empatía o compasión hacia sí misma.

El contacto interno no surge de la mente o la voluntad, el movimiento no es dirigido, si no que en la espera y en la escucha emerge la sensación del movimiento, el cuerpo es movido, y con la confianza en lo que viene del cuerpo, en la vida que se muestra, dejando que las cosas surjan.

La práctica continuada del Movimiento Espontaneo, puede devenir en un espacio de investigación y autoconocimiento donde a partir del propio movimiento la persona puede adentrarse en emociones, sensaciones, sentimientos, imágenes, vivencias, creencias y resolver de manera fluida lo que va apareciendo. Permite traer a la luz información que no está tan presente cotidianamente, para ir quitando peso, cargas, y tener una relación más armónica y fluida con un@ mism@, y con los demás.

Se explora a partir de diferentes roles, la persona que se mueve, que entra en el espacio vacío y tiene la experiencia profunda y la pone en movimiento, y el testigo que acompaña y ofrece su mirada y su corazón abierto al que se mueve, lo que favorece la restauración y transformación de la herida inconsciente del que está en el centro, al tiempo que tiene su propia experiencia interna. Estos dos roles forman un ritual circular en el que cada uno completa su experiencia recorriendo y habitando los dos roles.

Un trabajo continuado en este sentido permitirá abrir y profundizar capas para llegar a lo más espontáneo y auténtico en nosotros, recuperando  energía retenida en los contenidos ocultos e inconscientes y participar en la vida de manera más plena y tener relaciones más armónicas.

Esta dinámica nos sirve para:

  • Aprender a escuchar el impuso espontáneo del cuerpo.
  • Aprender y profundizar en la entrega a la experiencia interna espontánea.
  • Permitir que se revelen los contenidos internos y tomen forma  concreta en el cuerpo.
  • Transformar esos contenidos inconscientes en conscientes.
  • Transformar la mirada de no aceptación, de partes internas rechazadas o reprimidas en una mirada de aceptación, empática o compasiva hacia sí mism@,
  • Integración de lo inconsciente y lo consciente.
  • Brindar un espacio para la investigación, de encuentro y profundización con uno mismo y con los demás.
  • Participar en la vida de manera más plena y tener relaciones más armónicas.

Acompaña:

Mónica Perujo Pereira

Terapeuta Gestalt. Psicoterapia Integrativa, Programa SAT de Claudio Naranjo, Asistente durante varios años del programa SAT, aprendiendo el arte del Movimiento Espontáneo de Ginetta Pacella, discípula y colaboradora de Claudio Naranjo.